INFORMACIÓN AL INSTANTE

Loading...

Traductor

lunes, 30 de julio de 2012

En el adiós a la Guelaguetza 2012 en su 80 Aniversario San Felipe Usila cautivo con su inigualable Jarabe Usileño ejecutado por los auténticos moradores de la Capital de la Chinantla oaxaqueña.



Con la bienvenida que ofreció la Diosa Centéotl 2012, Evelyn Acosta López y las notas del Jarabe del Valle, a las 17:00 horas inició la Octava de la Guelaguetza, en la presentación vespertina del Segundo Lunes del Cerro, donde miles de familias oaxaqueñas, turistas nacionales y de otras latitudes participan, admiraron y ovacionaron la fiesta pluriétnica más grande de México y del Continente Americano.

Abrió la presentación vespertina la delegación de las Chinas Oaxaqueñas, la cual rompió plaza con el tradicional Jarabe del Valle, seguida después por San Jerónimo Tecóatl, de la región de la Cañada, que presentó el compadrazgo tecoalteco, que  muestra la ceremonia del bautizo, como se acostumbra en esa región, enmarcada con los sones y bailes propios de estos festejos.

El cerro del Zempoaltépetl hizo presencia con la delegación de Santa María Tlahuitoltepec, con sones y jarabes mixes. Luego, Miahuatlán de Porfirio Díaz deleitó a los asistentes con sus sones miahuatecos como “El Palomo” y “El Ziranananay”. En tanto, San Pablo Villa de Mitla presentó el fandango mitleño donde se representó el ritual que esta comunidad tiene en lo que se conoce como “la entrega de la novia”.

Después las mujeres hermosas de Unión Hidalgo, con los bailes y sones de Rancho Gubiña; seguidas después con los sones y jarabes de Tlaxiaco, antecedido de la tradicional Canción Mixteca de José López Alavés, que fue coreada por los presentes, al tiempo que se agitaban bajo un mismo ritmo miles de sombreros.

La majestuosa Danza de la Pluma fue interpretada por jóvenes del municipio de San Bartolo Coyotepec, recordando la conquista de los aztecas por parte de los españoles. 

Después el Jarabe Usileño ejecutado por la delegación de San  Felipe Usila, la tierra del caldo de piedra y lugar donde abundan los colibríes.

Uno de los momentos más emotivos y esperado por todos los asistentes es sin duda Flor de Piña, cuando en un desfile multicolor hacen su arribo las mujeres tuxtepecanas, portando en sus hombros el fruto que hace honor a este baile característico de la Cuenca del Papaloapan.

Hay aplausos y gritos de alegría por todos los flancos del auditorio, como muestra de la hermandad que une a todos los oaxaqueños y cuya festividad abrazó también a turistas de diversas partes del país y del mundo, al fusionarse en las  fiestas de Guelaguetza.

            Esta coreografía excelsa fue ejecutada por bellas mujeres de San Felipe Usila; Soyaltepec; San Lucas Ojitlán; Jalapa de Díaz, Ixcatlán y Valle Nacional.

            Con Putla Villa de Guerrero cierra la Octava de la Guelaguetza con la comparsa de los viejos y tiliches que dan vida al Carnaval de Putla.

            Tras ello, las 14 delegaciones se concentraron en el escenario y todos sus integrantes bailaron el Jarabe del Valle y el Son Calenda, mientras se realizaba la quema del tradicional castillo y demás juegos pirotécnicos.

Así, tras una intensa lluvia de fuegos artificiales que cubrió por varios minutos el cielo, Oaxaca agradeció la presencia del turismo nacional y extranjero.

A las 20:46 horas, el cielo de la Verde Antequera se iluminó con luces multicolores que daban muestra de la majestuosidad y del éxito total de la Guelaguetza 2012, a la cual asistieron más de 48 mil oaxaqueños, así como turistas nacionales y extranjeros en sus cuatro presentaciones.   

Con un cierre magnífico, soberbio y al ritmo de la música del Jarabe del Valle y el Son Calenda, familias oaxaqueñas y visitantes de otros países se entregaron y fundieron en uno sólo en lo que es la máxima fiesta del pueblo de Oaxaca, misma que cumplió todas las expectativas en sus 80 años de homenaje racial, que las regiones ofrecieron un 25 de abril de 1932, por los 400 años de fundación de la Ciudad de Oaxaca de Juárez.

Música. Bailes. Danzas. Versos y risas fueron el común denominador que prevalecieron en las cuatro presentaciones de la Guelaguetza 2012 y ayer, el cierre no pudo ser para menos, pues con la quema de fuegos pirotécnicos y un público entregado, esta fiesta mostró una vez más la inmensa riqueza cultural del estado.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada